Saltar al contenido

Aceite de Ricino – Tipos, Beneficios y Propiedades

Aceite de Ricino

Es uno de los aceites más conocidos en el mundo, siendo utilizado para varios fines, tanto curativos como cosméticos, gracias a sus propiedades. Ha sido tradicionalmente utilizado como purgante, pero sus usos van mucho más allá de ello. Por eso en este articulo te contaremos todo lo relacionado al Aceite de Ricino.

¿Qué es el Aceite de Ricino? ¿De dónde proviene?

Características aceite de ricino

Se trata de un aceite extraído de la planta Ricinuscommunis, también conocida como ricino, originaria de la India y África. Resulta ser un aceite bastante noble que ofrece propiedades excelentes para la piel y el cabello, además de un uso curativo extendido.

También se lo conoce como Aceite de Castor y es un triglicérido que contiene ácidos grasos esenciales, principalmente omega 9, además de proteínas y vitamina E.

Características

  • Es incoloro y tiene un olor característico.
  • Es un excelente fungicida, antibacteriano y antiinflamatorio.
  • Tiene una densidad de 0,96 g/ml.
  • Es altamente hidratante.
  • Esta constituido mayormente por triglicéridos.
  • Irrita las mucosas.

Beneficios y propiedades del Aceite de Ricino

Entre las propiedades del Aceite de Ricino que resulta beneficiosas para la salud y la estética están:

  • Es anti fungicida, antiinflamatorio y antibacteriano, lo que lo convierte en un valioso recurso para conservar la salud de la piel y del cabello, además de mantenerlos hidratados.
  • Ayuda a aliviar la artritis, utilizado de manera tópica sobre las zonas afectadas por sus propiedades antinflamatorias que ayudan a aliviar los síntomas.
  • Elimina los callos, ablandando la piel muerta para facilitar su remoción posteriormente.
  • Quita lunares, combinado con bicarbonato de sodio y aplicado directamente en el lunar.
  • Reduce las ojeras, con su uso frecuente en la zona.
  • Es un excelente laxante y/o purgante natural.

¿Para qué sirve? Usos del Aceite de Ricino

Propiedades Aceite de Ricino

El Aceite de Ricino es ampliamente utilizado como parte de varios tratamientos para la salud principalmente de la piel y del cabello, así como también a modo de laxante natural.

En la industria cosmética también se utiliza frecuentemente, siendo parte de la formulación de diversas cremas, champús, jabones, etc.

Aceite de Ricino para el pelo

Fortalece y regenera el cabello, haciéndolo más fuerte y promoviendo su crecimiento. Además, ayuda a prevenir su caída. Hidrata profundamente el cabello dándole una apariencia más sana y brillante.

Gracias a sus propiedades bactericidas y antifúngicas ayuda a eliminar y prevenir la caspa, aplicándolo sobre el cuero cabelludo con suaves masajes, ayudando a obtener un cabello sano, abundante y con mucho brillo.

Aceite de Ricino para las pestañas

El Aceite de Ricino es especialmente útil para fortalecer las pestañas y hacerlas crecer. Aplicando el aceite con cuidado en las pestañas antes de dormir y enjuagándolas bien al levantarse, se obtendrán pestañas visiblemente más fuertes y largas.

Debe tener especial cuidado de que no le caiga en los ojos, pues este aceite es bastante irritante. También se utiliza para hacer crecer las cejas mucho más fuertes y pobladas de forma rápida.

Aceite de Ricino como laxante

Este es quizás el uso más extendido que se le ha dado a este aceite. Tomado en dosis bajas es un excelente laxante suave y natural, pero con dosis altas puede funcionar perfectamente como purgante.

Gracias a que irrita las mucosas de las paredes del estomago y el intestino, ayuda a acelerar las evacuaciones. Aunque tiene un sabor bastante desagradable para la mayoría de las personas, resulta ser una rápida solución para problemas de relacionados a un lento tránsito intestinal.

Aceite de Ricino para la piel

Se trata de un excelente humectante que le brinda a la piel una hidratación máxima. Ayuda a disminuir cicatrices y estrías con su uso continuo, aplicándolo directamente sobre la piel y haciendo suaves masajes circulares.

También resulta ser muy bueno para combatir el acné gracias a sus propiedades antisépticas, eliminando cualquier bacteria que pueda estar presente en la piel. Limpiar el rostro con este aceite le asegurará una piel sana y lozana.

Aceite de Ricino como calmante

Gracias a sus propiedades antinflamatorias y antibacterianas es un excelente aliado al momento de aliviar picaduras de insectos. También resulta bastante útil para tratar quemaduras por exposición al sol.

Simplemente debe mojar una toallita en el aceite y aplicarlo sobre la zona afectada durante al menos una hora para que pueda actuar. Se recomienda dejarlo durante toda la noche para que haga mayor efecto.

Luego lavarlo con agua y jabón. Se debe repetir este procedimiento varias veces al día para que los resultados sean rápidos.

¿Cómo se hace el Aceite de Ricino?

Beneficios Aceite de Ricino

El proceso de elaboración de este aceite es muy similar al de muchos otros. Se basa en sencillos pasos que pueden ser laboriosos pero que merecen la pena. Para obtener el Aceite de Ricino deberá realizar los siguientes pasos:

  1. Se extrae la semilla de la planta de Ricino. Debe eliminarse la cáscara de las semillas.
  2. Debe proceder a lavarlas muy bien con abundante agua y dejarlas secar por completo al sol.
  3. Pasarlas por una prensa en frío hasta obtener el aceite de olor característico.
  4. Envasar de preferencia en vidrio con tapa de rosca o corcho.

Contraindicaciones

A pesar de ser un aceite que ofrece muchos beneficios y propiedades, existen algunos casos en los que su uso no es recomendado, tal es el caso de:

  • Mujeres embarazadas o durante el periodo de lactancia.
  • Si se tienen problemas en los ojos, se debe evitar su uso en pestañas y cejas.
  • Durante la menstruación es recomendable no consumirlo.
  • En casos de patologías como apendicitis, ulceras, síndrome de colon irritable, colitis, hemorroides o cólicos.

El Aceite de Ricino puede provocar algunos efectos secundarios incómodos e incluso peligrosos si se abusa en su consumo y uso, como, por ejemplo:

  • Reacciones alérgicas en la piel.
  • Irritación de las mucosas.
  • A nivel cardiovascular puede causar latidos irregulares o arritmias.
  • Puede producir diarrea, irritación del intestino, nauseas y vómitos.
  • Calambres en los músculos.

Por ello antes de consumirlo o utilizarlo como tópico, se recomienda consultar con su médico de confianza, para conocer si se trata de la mejor opción para usted.

Completo vídeo sobre el Aceite de Ricino:

Por favor, ayúdanos a que esta información sobre el aceite llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.