aceites para el pelo

Top 10 mejores Aceites para el Pelo

A menudo queremos una melena que luzca natural, brillante y revitalizada. En la mayoría de los casos, no es suficiente con usar un champú o una máscarilla, por lo que debemos usar otros cosméticos como aceites capilares para mantener nuestro cabello nutrido y en perfectas condiciones. ¡Descubre cuál es el mejor aceite para tu cabello y luce pelazo desde ya! ¿Estás lista?

1. Aceite de almendras dulces: Excelente hidratador

Este aceite envuelve la fibra capilar para retener el agua en el corazón del cabello y completa el sebo que le falta al cabello. Entre los beneficios más notables del aceite de almendra destacan los ricos agentes hidratantes que regeneran el cabello seco producido por la utilización productos químicos que eliminar la grasa natural que protege el cabello. Además, previene la caída de pelo al fortalecerlo.

Entre las vitaminas que contiene se encuentran las vitaminas A, E, B6, B2 y B1, que tienen una excelente gama de propiedades para dar a tu cabello un aspecto fuerte y saludable.

Lo recomendamos especialmente para el cabello seco y agrietado, así como para el cabello rizado y el pelo afro, que tiende a dañarse más rápidamente.

Como tiene la capacidad de reestructurar la cutícula del cabello, se recomienda aplicarlo como una mascarilla en toda la longitud del cabello durante al menos una hora y media, idealmente por la noche.También es muy eficaz contra la caspa. En este caso, aplica la mascarilla masajeando el cuero cabelludo y déjala puesta durante la noche. Alternativamente, mezcla unas pocas gotas de aceite con tu champú favorito, y tendrás una sensación de hidratación más diaria.

2. Aceite de coco: Eficacia garantizada

El aceite de coco es el mejor reparador del cabello dañado, ya que penetra muy rápidamente en la fibra recuperando la melena de inmediato. Es rico en ácido láurico, que es muy similar a las proteínas naturales que forman el cabello, fortaleciendo cada hebra mientras deja un delicioso aroma.

Este aceite nos ofrece un valioso punto de hidratación, especialmente antes de teñirnos el cabello. Debido a su alto contenido en hierro y vitaminas A, K y E, esta hidratación es particularmente beneficiosa para las puntas abiertas que pueden ser tan incómodas.

Además, el aceite de coco evita el encrespamiento, es decir, que el cabello que se vuelva rizado por el clima y sus cambios. El encrespamiento o “frizz? es causado por la resequedad o deshidratación del cabello, que resulta en la formación de caspa en la fibra capilar, causando un rizo incontrolable del cabello cuando haya exceso de frío o de calor.

Otra de las propiedades de este fabuloso aceite de coco es la estimulación del crecimiento del cabello, si buscas una buena alternativa cuando quieras hacer crecer tu cabello, este aceite es una gran opción.

El coco, finalmente, contiene un importante componente llamado «ácido láurico» que tiene propiedades similares a las proteínas naturales que tenemos en el cabello.  Así, un masaje relajante del cuero cabelludo y las puntas del cabello con este aceite mejora la circulación sanguínea, permitiendo que el cabello absorba muy fácilmente los nutrientes y vitaminas que proporciona el aceite de coco. Podemos usarlo como una mascarilla o acondicionador (sólo aplica unas pocas gotas).

3. Aceite de argán: Revitalizador de las puntas

Las vitaminas E y F y los aminoácidos que componen este aceite nutren y reparan las puntas del cabello, normalmente la parte más seca del pelo. También facilita el desenredado del cabello, acelera el tiempo de secado y aumenta el brillo. Puedes usarlo como una mascarilla completa si tu melena es gruesa, o sólo en las puntas si tu cabello es fino, para evitar que se apelmace.

El aceite de argán es muy beneficioso para el cabello rizado ya que este por naturaleza tiende a ser seco, lo que hace que requiera mayor hidratación. El aceite de argán es muy útil en este tipo de pelo, gracias a sus propiedades regenerativas, proporcionadas por los ácidos grasos esenciales que integran las vitaminas F y E, porque producen y fortalecen toda la fibra capilar.

Para obtener todos los beneficios, el producto debe ser puro, sin mezclar con nada, debe estar compuesto por al menos 95% de partículas de plantas naturales, 10% de materia orgánica y 5% de compuestos sintéticos. Si no sabes cómo identificar un aceite de argán 100% puro, sólo debes observar detalles como su olor suave, su color ligeramente dorado y al tacto es fino.

4. Aceite de ricino: Recuperador capilar

Este fabuloso aceite es rico en ácidos grasos omega 9 y minerales que debe de hacer de él una herramienta de belleza esencial en tu rutina capilar. Se aplica a todo tipo de cabellos, otorgándoles fuerza, brillo y longitud.

Sus principales efectos son la reducción de la pérdida de pelo y el aumento del volumen del cabello. Además, el aceite de ricino, también tiene un efecto antibacteriano en el cabello. Nutre los folículos pilosos y los poros y, tiene una función antifúngica al eliminar los hongos y las bacterias que son perjudiciales y tienen un efecto negativo en el crecimiento del cabello.

La mejor manera de utilizar el aceite de ricino es mezclarlo a partes iguales con otro aceite para hacerlo más fluido (por ejemplo, el aceite de oliva) y aplicarlo mediante un masaje en el cuero cabelludo. Déjalo actuar durante al menos veinte minutos o incluso unas horas y luego acláralo con un champú de pH neutro.

5. Aceite de oliva: Brillo y fuerza inmediata

El aceite de oliva contiene importantes antioxidantes y vitaminas C y E. Usar el aceite de oliva en tu melena es un tratamiento bueno para mejorar la caída del pelo. Evita el exceso de sebo, los daños provocados por el sol e hidrata tu melena fácilmente.

El cabello sufre mucho por los rayos del sol y el aceite de oliva, por su alto contenido en polifenoles y vitamina E, es el mejor aliado para prevenir los daños causados por el sol, uno de los principales factores de envejecimiento celular. Además, gracias a sus propiedades calmantes y suavizantes, ayuda en el tratamiento de cualquier patología del cuero cabelludo caracterizada por irritación, picor o presencia de costras y llagas.

La vitamina C que posee el aceite de oliva ayuda a aumentar el crecimiento del cabello, fortaleciendo los folículos pilosos, especialmente en los casos en que el cabello está sin brillo y dañado. La aplicación de aceite de oliva al cabello y al cuero cabelludo es el tratamiento más natural para la infestación de piojos, ya que asfixia a los piojos e hidrata el cuero cabelludo. Aportando más brillo y nutrientes a tu melena.

Si hay una forma fácil de tratar el cabello es con aceite de oliva haciendo un masaje capilar que comienza en el cuero cabelludo y se extiende gradualmente al resto del pelo. De esta manera, el aceite penetra en las fibras capilares, que absorben los nutrientes. Después del masaje, lo ideal es dejar el aceite durante una hora. Por último, debes lavarte bien el cabello para eliminar cualquier residuo de aceite y asegurarte de que el pelo no esté graso.

Aunque parezca lo contrario, el aceite de oliva también es un tratamiento adecuado para el pelo graso. Este tipo de cabello tiende a lavarse más a menudo y con productos que con la intención de controlar el exceso de grasa, acaban por dañarlo más. Como reacción, las glándulas sebáceas excretan más grasa y agravan el problema.

El aceite de oliva es útil para controlar el exceso de grasa en el cabello, pero no se debe hacer con demasiada frecuencia (lo ideal es cada diez o quince días) y usar sólo una cucharada sopera. Aplícalo desde el cuero cabelludo hasta las puntas, prestando especial atención estas, ya que las puntas abiertas y dañadas son un problema común en los cabellos grasos.

6. Aceite de aguacate: No más encrespamiento

Numerosas son las propiedades y beneficios que nos aporta el aguacate para nuestra salud. El aceite de aguacate contiene altos niveles de ácidos grasos y vitaminas, lo que lo convierte en una opción infalible para el tratamiento de tu melena.

Su composición es rica en ácidos grasos, principalmente monoinsaturados, y las vitaminas D, E y B también contiene proteínas y minerales. Por eso su acción se centra en reparar el cabello dañado, dándole brillo y suavidad, reparando la fibra capilar y evitando el «frizz» o «encrespamiento». Además de que el aceite de aguacate se utiliza para prevenir la pérdida de cabello, también tiene propiedades para acelerar el crecimiento del cabello.

Para utilizarlo, aplica 2 o más cucharadas (dependiendo del grado de daño, la cantidad y el largo de tu cabello) en las manos, frota en el cabello y el cuero cabelludo, masajea durante unos 15 minutos, déjalo actuar durante una hora y enjuágalo con agua tibia.

También se puede utilizar como acondicionador después de lavarse el pelo con un champú, aplica una cantidad adecuada al volumen de tu pelo, masajéalo y déjalo actuar durante 5 o 10 minutos, y luego enjuágalo con agua tibia.

7. Aceite de macadamia: Nutrición completa

Gracias a su rico contenido en nutrientes, el aceite de macadamia logra hidratar el cabello de la raíz a las puntas, creando un efecto suave y sedoso sin necesidad de utilizar productos químicos que dañen el cabello.

El aceite de macadamia contiene ácido palmitoleico, así como vitamina E y esteroles (avenasterol); éstos tienen propiedades calmantes y suavizantes perfectas para proteger nuestras fibras capilares de los agentes externos. Además, la nuez de macadamia es el fruto más rico en Omega 7, presente de forma natural en el sebo producido por los folículos pilosos.

Este aceite vegetal es ideal para el nutrir del cuero cabelludo, porque lo absorbe rápido y queda completamente hidratado de una sola aplicación. Es muy recomendable, sobre todo si tu pelo está dañado, sin fuerza y sin brillo. El aceite de macadamia se integra en los folículos pilosos y los fortalece gracias a los múltiples ácidos grasos y lípidos que contiene. En resumen, gracias a este ingrediente natural, tendrás un cabello más fuerte, más hidratado y, en definitiva, más hermoso.

Se puede utilizar para todo tipo de cabello y está especialmente recomendado para el cabello seco, dañado o teñido. En este último caso, se aconseja hacer una mascarilla completa y aplicarla durante 20 minutos o dejarlo durante toda la noche. También se puede utilizar para el cuidado diario aplicando unas gotas en las puntas del cabello.

8. Aceite de romero: Limpieza diaria

El aceite de romero es conocido por sus propiedades antisépticas y antibacterianas, y entre sus beneficios para el cabello, destaca que aumenta la vitalidad y dando a tu pelo un brillo inmediato.

Algunas de sus propiedades incluyen la mejora de la circulación sanguínea del cuero cabelludo, la prevención de la caída del cabello y la estimulación del crecimiento.

Podemos añadir unas pocas gotas o cucharas de aceite de romero a nuestro champú. Para ello, se debes utilizar un champú de PH neutro, que se toma como base para esta mezcla. Una buena alternativa puede ser utilizar un champú para bebés.

Añade una cucharada de aceite de romero y al menos dos cápsulas de vitamina E y agita el bote de champú para obtener una mezcla homogénea. Finalmente, usa el champú para el día a día y masajea bien el pelo mientras lo aplicas.

9. Aceite de jojoba: Pelo sano siempre

Es uno de los pocos aceites cuya composición es similar al sebo que nuestro cuerpo segrega. Es rico en ácidos grasos y tiene propiedades hidratantes. Por lo tanto, puede ser usado para nutrir y suavizar el cabello.

El aumento de sebo en el cuero cabelludo dificulta el crecimiento del cabello y provoca su caída. El aceite de jojoba limpia profundamente el folículo piloso, regula la generación de sebo del cuero cabelludo y ayuda al crecimiento del cabello.

El cabello está expuesto a muchas influencias externas que lo dañan y secan. El aceite de jojoba actúa como una capa protectora y lo protege de todas estas influencias. También mantiene la hidratación sin engrasar el cabello, lo que lo hace ideal para el cabello frágil, seco y graso.

Las principales causas de la caspa son la producción excesiva de sebo en el cuero cabelludo y la proliferación de hongos y bacterias en esta zona. El aceite de jojoba, es un magnifico regulador del sebo y tiene propiedades antibacterianas, lo que lo convierte en un remedio natural muy eficiente para el pelo graso. Comprar en Amazon

10. Aceite de naranja: Hidratación natural

Una de las mejores propiedades del aceite de naranja para el cabello es la eliminación de las impurezas y toxinas que se acumulan en el pelo debido al uso de champús y acondicionadores y, a la acumulación de grasa en el cabello.

El aceite esencial de naranja será tu mejor aliado en tratamiento para el cabello seco. Cuando el cabello se expone a las agresiones externas, ya sea climáticas o debido al uso de productos químicos, pierde su apariencia saludable y comienza a verse apagado y sin vida. Si quieres mantener un cabello sano, lleno de vitalidad, brillo y suavidad, el aceite esencial de naranja se convertirá en tu mejor amigo.

Para usarlo, puedes elegir un champú que no contenga siliconas ni parabenos y añadir entre 8 y 10 gotas de aceite de naranja. Agitar el producto para que se mezcle bien y se homogenice completamente con el champú. Recurrir a una mascarilla de aceite de naranja también te ayudará a rehidratar profundamente tu melena. Es una de las formas más saludables de desintoxicar el cabello de forma natural.

Si bien es cierto que bajo nuestro criterio estos son los 10 mejores aceites para el pelo del mundo debemos hacer mención de estos tres que también nos han parecido muy beneficiosos:

  • Aceite de soja: es un magnifico hidratante capilar, perfecto para el cabello seco y las puntas dañadas. Su alto contenido en nutrientes estimula el crecimiento del cabello. También da brillo y suavidad y, ayuda a que el cabello no pierda la humedad y tenga un aspecto brillante y suave para evitar la sequedad. Comprar en Amazon
  • Aceite de lavanda: La aplicación de aceite de lavanda al cabello estimula el crecimiento del folículo piloso, mejora el aspecto del cabello graso y del cabello que sufre de sequedad excesiva. Con este aceite, que huele increíblemente bien, volverás a tener una melena preciosa. ¡No lo pienses! Comprar en Amazon
  • Aceite de sésamo: El aceite de sésamo negro se considera bueno para la caída de cabello. Este aceite natural nutre y estimula el crecimiento del cabello, nutre y promueve un cuero cabelludo saludable. Un masaje regular con aceite caliente penetra en el cuero cabelludo y aumenta la circulación sanguínea.